miércoles, 18 de noviembre de 2020

HUELAMO

Huélamo es un municipio español de la provincia de Cuenca, en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha.
Pequeña y pintoresca localidad de la Serranía Alta conquense situada sobre un cerro en lo alto de la Sierra de Tragacete, en la ribera del Júcar. Sus vistas sobre el valle del río son imperdibles, al igual que la imagen de postal que regala su casco urbano repleto de casas serranas encaladas con los típicos tejados rojizos.

HISTORIA
Fue poblado muy antiguo, que perteneció a los moros, primero independiente como Walmu, luego de la Kora de Santaveriya y después como propiedad de la familia bereber de los Ha-wara,  y que luego fue reconquistado por los Ruiz de Azagra de Albarracín. Después de su reconquista, paso a depender del Obispado de Albarracín-Segorbe, luego al de Albarracín-Teruel  para  finalizar  en  el  de  Cuenca,  varios  siglos después. Fue lugar de don Diego de Zúñiga, después de doña Inés, viuda de Carrillo de Cárdenas, aquí habitaron dos hidalgos de Orrio, apellidados los Miotas, y durante mucho tiempo perteneció a la Orden de Santiago, estando exento del pago de portazgo.
El Castillo de época musulmana, hizo que Huélamo fuese una de las fortalezas principales de Cuenca, junto a Uclés y Huete. Esto era debido a su localización, de gran valor estratégico, pues servía de defensa sobre El Barranco del Judío, en el camino de Albarracín, un paso de gran valor militar. Estamos hablando del siglo X. Una vez conquistada la provincia por las tropas de Alfonso VIII, el municipio pasó a pertenecer a los Caballeros de la Orden de Santiago, de la cual este Castillo fue sede. Siempre testigo de los numerosos conflictos en la historia de España, fue zona de combate en la Guerra de la Independencia, las Guerras Carlistas o la Guerra Civil. Sin duda un pueblo con un papel relevante en la historia de nuestro país.
Julián Romero,  nacido en Huelamo, Maestre de Campo en los Tercios de Flandes dio prestancia a uno de los lugares más interesantes, no solo de la provincia de Cuenca y Tierra de Castilla, sino de la tierra de Aragón a la que estuvo unida durante algún tiempo.

PODEMOS VISITAR

La Iglesia Parroquial de la Asunción.-  Es de una nave, pero impone por su localización. En su portada de medio punto con imposta y dovelas, la cruz de Santiago, aludiendo a su pertenencia. Al lado, la torre de dos cuerpos y con remate final en pirámide y ancha veleta. Dentro, su pila bautismal de gallones.

La ermita de la Virgen del Pilar.- En el año 1879 se conocía con el nombre de Ermita Nuestra Señora del Socorro, cuya imagen se venera en el interior.
Ante el estado de deterioro en que se encontraba, en 1951 se reconstruye aprovechando las piedras de mampostería, las tejas y maderas existentes.
Entre los años 2008 y 2014 se realizan diversas actuaciones, tanto en el edificio como en su entorno,  llegando a su estado actual.
En el año 2010 D. José Segura García inicia la pintura mural de estilo bizantino en todo el interior, que realiza de manera altruista concluyendo el Proyecto en el año 2015.


 


No hay comentarios:

Publicar un comentario