viernes, 27 de febrero de 2015

CASTILLO DE LA PUEBLA DE ALMENARA

El castillo de Puebla de Almenara o Santiago de Jarameña es una fortificación reconstruida entre los siglos XIV y XV en la sierra Jarameña sobre una anterior andalusí tomada por la Orden de Santiago en 1177, situada en el municipio de Puebla de Almenara. Es muy posible que el castillo o atalaya de Puebla de Almenara, que existiera a principios del XII participara de una manera activa en la Batalla de Uclés, (1108) gracias a su posición y cercanía a Uclés y que no pasara desapercibida para Alfonso VI. Una vez que el frente Toledo-Cuenca se estabiliza tras el fracaso del asedio de Huete en 1172, la conquista de Cuenca en 1177 por Alfonso VIII, el desastre de la Batalla de Alarcos el 18 de julio de 1195 y la batalla de las Navas de Tolosa (1212), el castillo va perdiendo su carácter fronterizo. De hecho, la zona, durante el largo período comprendido entre la conquista de Toledo en 1086 y la definitiva de Cuenca en 1177, constituye un lugar de posesión insegura, entretejiéndose una malla defensiva, por uno y otro bando que ocupa todo el territorio. En el siglo XIV el castillo estaba en tierra del infante don Juan Manuel. Don Juan Manuel se rebela contra Alfonso XI y esté le confisca los señoríos, que pasan a manos de Vasco Rodríguez de Cornado, maestre de la Orden de Santiago. Alfonso XI ordena en 1337 al maestre de la orden que repare el castillo de Puebla de Almenara, bien por hallarse en ruinas o por haber sufrido daños durante las guerras nobiliarias. Finalmente Alfonso XI se reconcilió con Don Juan Manuel y en 1343 le devolvió todas sus posesiones.
Perteneció más tarde a los Mendoza, ya que fue comprado el 13 de octubre de 1487 por el Cardenal Pedro González de Mendoza a María de Peralta y su esposo Juan de Heredia. Durante 1491 y 1492, se reforma el castillo por orden de Cardenal Pedro González de Mendoza siendo su maestro Alberto de Carvajal junto a Juan de Tarvernillas, Diego de Espina y Juan García de Praves.
En el siglo XVI perteneció a la princesa de Éboli, doña Ana de Mendoza y de la Cerda, habiéndolo heredado de su padre Diego Hurtado de Mendoza.
La mejor descripción que se conoce data de 1578, relaciones topográficas de Felipe II.
Apenas 34 años después de esta descripción, en 1612 Pedro de Priego, vecino y mayordomo de la cercana ermita de Ntra. Sra. de la Misericordia exponía como el Castillo de dicha villa ha muchos años que está arruinado por no haberle reparado los señores de él y pide que con los despojos de él se reparase e hiciese una ermita a Ntra. Sra. de la Asunción
En 1812 el cuerpo de Estado Mayor del Ejército a través de Don Simón Vall realiza un plano croquis del castillo, anotando que es la parte exterior la mejor conservada pero identificando un torreón de 100 pies con una escalera de caracol que amenaza ruina y describe ya el aljibe lleno de escombros pero profundo.
Desde el siglo XIX el castillo se encuentra en manos de la familia Vara, unos importantes terratenientes de la zona.
El Castillo de Puebla de Almenara se encuentra en estado de ruina progresiva, con subvenciones para su rehabilitación.
El castillo del siglo XIV, mencionado por Don Jorge Manrique, es el edificio más característico del pueblo y orgullo de sus habitantes. Está situado en lo alto de la sierra Jarameña y domina orgulloso unos cuantos términos municipales. Desde este lugar podrá ver los chozos de pastores diseminados por los campos de este bello municipio.










No hay comentarios:

Publicar un comentario